La Iglesia

Semblanza del Pastor René Pereira Solá

El pastor René Pereira nació en Ponce, Puerto Rico. Su vida profesional antes de contestar al llamado pastoral, incluyó trabajar con el gobierno de los Estados Unidos como Técnico en Epidemiología y como Especialista en Control de Vectores, pero la mayor parte de su vida profesional la desarrolló como Catedrático de Microbiología de la Pontificia Universidad Católica de Ponce y Director de Biología de dicha institución. Además dirigía un programa de investigación para la National Science Foundation. Trabajando en dicha universidad recibió la palabra por medio de un misionero Bautista del Sur. El pequeño grupo de estudio en el hogar se componía de 7 mujeres, 2 varones y los niños. Al poco tiempo de comenzar a reunirse con dicho grupo bajo la dirección del misionero, éste fue llamado a dirigir el Seminario Teológico Bautista de Puerto Rico. Al quedarse sin líder, el grupo escogió al entonces profesor Pereira como líder temporero en lo que llegaba el otro misionero, de eso hace cuarenta y cuatro años. Apenas dos años después de comenzar su ministerio, renunció a su cátedra y desde entonces ha sido el pastor principal de la Iglesia Bautista de Glenview.

Aquel pequeño grupo ha crecido a cerca de tres mil miembros, ha producido por la gracia de Dios cinco otras iglesias. Esas cinco iglesias han producido otras tres. La Iglesia Bautista de Glenview fundó un orfanato en Nicaragua y un Centro de Retiros dedicado principalmente a restaurar matrimonios en Puerto Rico. Esta iglesia tiene Grupos Familiares por toda la ciudad de Ponce y en pueblos aledaños. En los últimos seis años compró terrenos en la China comunista, en la India y en Bangladesh y los ha donado a ministerios que preparan obreros en institutos cristianos. También ha donado dinero para construir iglesias en Ucrania y en Rusia así como un centro de entrenamiento en la República de Georgia. Actualmente, la iglesia patrocina 383 misioneros por el mundo entero, en su mayoría en la Ventana 10/40. Se refiere a las regiones del hemisferio oriental situado entre los grados 10 y 40 al norte del ecuador, un área que tiene los retos socioeconómicos más altos del mundo y el menor acceso al evangelio del planeta. En un momento dado, el 40% de los ingresos de la iglesia estaban designados a ministerios de alcance como misiones y evangelismo.

La única explicación que tiene el Pastor Pereira para todo esto es la inmensa gracia de Dios. No se puede cerrar esta semblanza sin decir que al año de comenzar a pastorear aquel pequeño grupo, el pastor Pereira presentó su renuncia a los misioneros y les quiso volver a entregar la obra. Todo era un fracaso, nadie se convertía y como todavía era profesor, quiso volver a su vida de laico. Un sabio misionero le ayudó a superar la crisis emocional. Allí se le reveló que había mucha dependencia de la sabiduría humana y de la preparación académica. De ese quebrantamiento, se levantó un hombre menos confiado en sí mismo y más dependiente del Espíritu Santo.

El pastor Pereira ha sido presidente de la Convención de Iglesias Bautistas del Sur en Puerto Rico. Su compañera de toda la vida, Ana Luisa, le ha dado tres hijos, los cuales sirven al Señor, el varón es pastor y su hija menor dirige el grupo vocal de su iglesia.